Inés, Aldo y Beto

Ficha

PersonajeInés, Aldo y Beto
AutorErnesto Padrón (guión), Orestes Suárez (dibujos)
Fecha1979 (en Pásalo)
TipoPioneros

 

Contenidos

     

    Sinopsis

    Inés, Aldo y Beto nacieron allá por el año 1979, en un folleto de historietas llamado Pásalo, que editaba la Organización de Pioneros José Martí.

    Inés tiene 11 años, Aldo 14 y Beto 9. Beto es un pionero moncadista que está en cuarto grado. Inés y Aldo son pioneros José Martí: ella cursa el sexto gradp y él noveno. Viven en el mismo barrio de una ciudad cualquiera de Cuba.

    Un día, hace algún tiempo, se reunieron e inventaron el FANTASIDOSCOPIO, un aparato que funciona con imaginación y mucha fantasía. En él se pueden poner dibujos, fotos, libros... y con los cascos puestos, viajar en busca de las más maravillosas aventuras. El único requisito para que funcione bien es que los niños inventen las historias juntos; cada uno pone un pedacito. ¡Ah! Y lo último que alguien piense... ocurre en el cuento. ¡Por eso las aventuras son tan asombrosas y divertidas.

    Fuente: Prólogo de "Historietas de Inés, Aldo y Beto" (1988)

     

    Historia

    Palabras de Orestes Suárez Lemus:

    Estando trabajando en el Departamento de Divulgación de los Pioneros, Ernesto Padrón y yo nos ponemos de acuerdo para hacer una historieta con tres pioneros que simbolizaran las tres etapas que se constituían por entonces, debido al crecimiento de la organización. Ya más clara la idea, pensamos en el diseño de los tres personajes y sus nombres: Beto representa al pionero Moncadista, Inés a la pionera de primaria José Martí y a Aldo como el pionero que representaba la secundaria.

    Ubicándonos en este período de la organización pioneril, aprovechamos que por entonces también existía una publicación de poca tirada y sin cobro alguno, totalmente libre. Después cuando aumentó su edición se le puso precio de venta, dirigida especialmente a estos niveles escolares del país. Era una publicación de bajo costo y de limitada producción, por lo que los alumnos debían pasárselas entre ellos para poderla ver y por eso se le nombró Pásalo.

    En el caso específico de los tres niños pioneros, ellos hacían gala de la imaginación gracias a la lectura que debían hacer de libros de historia, y después ellos se integraban a las mismas con un toque de fantasía. Usaban unos cascos con alambres que simulaban una especie de transportador fantástico que los llevaban a las historias que leían, en cuyo desarrollo debían incidir.

    Fuente: epoca2.lajiribilla.cu

     

    Libros

     

    Portadas