Criollitas

Ficha

PersonajeCriollitas
AutorLuis Wilson
Fecha1962
TipoMujeres

 

Contenidos

     

    Sinopsis

    Personajes genéricos femeninos, que representan a la mujer revolucionaria insertada en las tareas de la sociedad. Se caracteriza no sólo por sus hermosas formas corporales, sino también por su inteligencia y capacidad. Es obra del dibujante Luis Wilson Valera, quien también escribe sus textos. Surgió en Palante en 1962 y se ha seguido publicando por más de 40 años. Es uno de los personajes emblemáticos del humorismo criollo. La industria de muñecas cubanas, en los años 70 la incorporó como prototipo de una línea de producción.

    El trabajo serio y constante de Wilson en el tratamiento de los más diversos temas de la actualidad nacional, vinculados a la problemática de la mujer, le ha merecido homenajes y condecoraciones de la Federación de Mujeres Cubanas y otras instituciones sociales y profesionales.

     

    Libros

     

    ¿Cuántas Criollitas Hubo?

    Es conocido que la portada del primer número del semanario “Palante y Palante” el 16 de octubre de 1961, causó un gran impacto, pues aparecía una joven de tez oscura, aparentemente ex sirvienta de la encopetada burguesa que acudía a depositar su dinero, la cual era atendida por su antigua criada. El petrificado “¡NO!” que exclamaba dicha vieja dama indigna, era todo el texto requerido para expresar su sorpresa. Su autor : Luis Wilson Valera.


    En esos primeros años del triunfo revolucionario, el personaje mestizo representaba a la mujer cubana discriminada. Hasta ese momento nunca había pisado como trabajadora una entidad bancaria u otra similar por el color de su piel. Prácticamente les estaba vedado el trato directo al público. Como si su sola presencia tiznara al cliente y…”El cliente siempre tenía la razón, aunque no tuviera gandinga”.

    Pero la protagonista seguía sin nombre propio, como un fantasmita que aparecía ante los ojos atónitos de aquella masa de arrugas cubierta de joyas y gangarrias. Un año después, --entre octubre y noviembre de 1962--, surgió la misma cubanita del cuento, pero con dos enfoques distintos: En un dibujo la muchacha aparecía bajo el título de “Criollitas” y en otra edición, una especie de hermana gemela que respondía al nombre de “Felinas”.


    ¿Cuál fue el motivo para que el colega Wilson utilizara el mismo personaje pero bajo dos actitudes y nombres distintos? Lamentablemente el autor falleció hace un par de años y se llevó el secreto a la tumba, pero analicemos los contenidos. Las “Felinas” abordaban temas menos comprometidos con el proceso de reafirmación revolucionaria. Trataban fundamentalmente las relaciones en el quehacer cotidiano, la interacción con su pareja, familia o entorno. Eran más desprejuiciadas y “sexy” ----utilizando términos de la época--, y por tanto resultaban, más naturales.

    Me atrevería a pensar que en el caso de “Criollitas”, Wilson trató de vincular a la mujer cubana con su propia reivindicación, hacerla más rebelde y combativa, sacrificando horas de sueño para superarse en el trabajo o el estudio. Dejar atrás la imagen pasiva que le había asignado la sociedad “machista” anterior. Ésa que lastraba en lo ideológico a un porcentaje mayoritario de la población laboralmente activa. Esta dicotomía duró un par de años hasta 1964, en que las “Criollitas” no necesitaron ya ninguna contrapartida; pues la tarea abnegada y esclarecedora de la Federación de Mujeres Cubanas, apoyada por el resto de las organizaciones políticas y de masas, habían puesto las cosas en su lugar.

    Desde la óptica de hoy, lo vemos muy natural, pero resultó una tarea nada fácil puesto que todo cambio presenta rechazos en sus comienzos, y esa ama de casa, con bajo nivel de escolaridad, a la que se le prohibía trabajar “para la calle” y se mantenía esclava del delantal y la escoba, dependía por lo general económica y mentalmente, del marido que era quien “traía los frijoles”.

    Fuente: ay-vecino.blogspot.com